Los altos montes van despojándose de sus mantos blancos transformándose en helados arroyos que se enredan entre las rocas, ramas y raíces, dispersándose en lo más profundo de la tierra, jugueteando por las invisibles grietas y corriendo en su viaje junto al agua de la lluvia que sigue su propio...