Paleta Ibérica de cebo

El cerdo ibérico se caracteriza por su piel coloreada, hocico alargado, orejas en visera y sus altas patas que agracian su peculiar estilo andarín. De sus patas delanteras precisamente surge la paleta, que al proceder de las extremidades suele confundirse con el jamón, que proviene de las traseras. Su proceso de elaboración salazón y secado es el mismo, así que si quieres distinguir uno de otro te debes fijar en su morfología. La paleta es más delgada y menos redonda que el jamón, pesa menos, entre 4 y 5,5 kilos, y también es diez centímetros más corta. Al probarlo, la paleta siempre tendrá un sabor más intenso y potente, con matices diferentes al del jamón debido a que su elaboración conlleva un menor tiempo de curación.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

DESCRIPCIÓN

100 gr. de lonchas presentadas en sobre de plástico al vacío. La pieza se deshuesa y lonchea de manera artesanal manteniendo todas sus propiedades de sabor y textura, caracterizado por ser más dulce y conllevar un aroma más intenso.