Salchichón Ibérico

En la época de los romanos ya el cerdo era un producto popular y codiciado. Tanto que durante el imperio de Augusto Cesar se acuñaron monedas con las siluetas de los jamones. En esos tiempos, diferentes partes del cerdo eran reservadas para la élite que disponían de un esclavo con grandes privilegios, el Coquus, encargado de la matanza y el cocinado del cerdo. Esta figura fue sustituida por un cocinero especializado llamado Vicarius supra cenas. Finalmente estos master chef romanos se profesionalizaron tanto en el arte de elaborar jamones y embutidos que terminaron creando una especie de gremio conocido por el nombre de Collegium Coquorum.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

DESCRIPCIÓN

100 gr. de lonchas presentadas en sobre de plástico al vacío. El embutido está impregnado con ligeros toques de pimienta negra y únicamente contiene la grasa infiltrada en el propio magro. Su proceso de curación conlleva un periodo de cuatro meses.